Venezuela alza su voz por la democracia

20170416ade1El contador que registra los actos de violación a los derechos humanos de nuestro pueblo por parte de Maduro y su cúpula está trabajando a un ritmo dramático.

Ya suman seis los venezolanos que han perdido la vida en menos de dos semanas porque se atrevieron a alzar su voz contra un gobierno cobarde, que combate con furia, a ciudadanos que sólo ejercen los derechos que consagra nuestra Carta Magna. Jairo, Daniel, Miguel, Bryan,  Gruseny y Jey son los nombres de estos jóvenes que dieron su vida mientras pedían un cambio, son los jóvenes que le ponen nombre y apellido a la cara más feroz de la represión.

Es por ellos, por sus familias, por los 470 manifestantes a quienes se privó de libertad durante las últimas dos semanas, de los cuales 180 siguen detenidos, que debemos mantenernos unidos y en la lucha.

Por ellos y por los incontables heridos por el uso de la fuerza de parte de efectivos que deberían defender en lugar de atacar; por los innumerables afectados por las bombas lacrimógenas, incluyendo niños y ancianos ajenos a las manifestaciones; por los periodistas agredidos y detenidos por hacer su trabajo; por el derecho que tenemos los venezolanos a disentir y a luchar por un futuro de oportunidades.

Los últimos días, a través de su maquinaria de propaganda, el gobierno comenzó a tejer un nuevo capítulo en su guión de terrorismo, en el que pretenden inculpar a Primero Justicia con la detención arbitraria de dos jóvenes inocentes, dos hermanos que luchan por nuestro país, como son los morochos Sánchez, a quienes han torturado para forzarlos a dar testimonios para implicar a otros miembros de nuestra organización.

Hemos denunciado esta situación y el secuestro de nuestro concejal Tomás Dangel ante organismos internacionales y exigimos respuesta del defensor del pueblo. Es hora de que recuerde a quién se debe, no es al partido de gobierno ni a Maduro. ¡No lo olvide: es al PUEBLO a quien está usted llamado a defender!

Mientras el gobierno sigue su cacería de brujas, apostando al caos, la represión, la división, la desinformación, la censura y la mentira, los venezolanos estamos cada vez más claros de la realidad y apegados a nuestra Constitución.

Cada nuevo registro en el contador de violaciones a nuestros derechos es también una nueva razón para que toda Venezuela salga este 19 de abril a exigir que los mismos sean respetados.

No es momento de perder la fe ni la esperanza. Es tiempo de seguir firmes, luchando sin descanso. Este miércoles 19 saldremos en defensa de la democracia, para que se reestablezca el hilo constitucional.  ¡Que Dios bendiga a Miranda y a nuestra Venezuela!

De pie ante el gobierno cobarde

20170408ade1Con nuestra Constitución como guía el valiente pueblo venezolano se encuentra en la calle luchando contra el golpe de estado de Maduro y su cúpula.

Nuestro noble pueblo tiene más de 18 años sometido por un gobierno al que sólo le interesa perpetuarse en el poder y que para lograrlo ha ido aplicando políticas cada vez más duras para sembrar el miedo y la desesperanza. Han violado de forma continuada y cada vez más descarada nuestros derechos fundamentales. Nunca habíamos tenido los niveles de inseguridad, de hambre, de pobreza que se están viviendo en nuestra Venezuela. Han desatendido las decisiones que nuestro pueblo, que es a quien se deben, ha tomado a través de los mecanismos constitucionales.

Han recurrido a cuanta fórmula leguleya han encontrado para desconocer la voluntad popular, se burlan de las leyes venezolanas, de los acuerdos diplomáticos y lo que es peor de la necesidad y el sufrimiento de los venezolanos.

Ya no hay máscara capaz de tapar la faz antidemocrática de un gobierno que actúa de forma dictatorial, yendo contra los derechos humanos, civiles y políticos. Ante esa cúpula corrupta que se cree todopoderosa y eterna, se erige apegado al ejercicio de sus derechos un pueblo valiente, que no está dispuesto a renunciar, que está comprometido con la búsqueda de una Venezuela de progreso para todos.

Son un reflejo de este compromiso las multitudinarias manifestaciones ciudadanas de los últimos días, donde pueblo y dirigencia, a pesar de la represión de la que han sido objeto, se han fundido en un grito común: ¡No al golpe de estado! ¡Elecciones Ya!

Venezuela y el mundo están claros, la cara más violenta del gobierno se ha dejado ver una vez más, los últimos días, en las heridas de manifestantes pacíficos, en el asesinato de Jairo Ortiz en nuestros Altos Mirandinos, en la prisión de jóvenes que luchan por sus derechos, en la arremetida oficial contra medios de comunicación y periodistas, en el ataque con bombas lacrimógenas contra el comando de nuestro líder Henrique Capriles.

En tres meses se han reportado al menos 100 agresiones contra periodistas. Como si herir a un fotógrafo, a un reportero, llevar detenido de forma ilegal a un camarógrafo u ordenar el bloqueo de canales por internet cambiasen la terrible percepción que se tiene de Maduro y su cúpula, o solucionaran los innumerables problemas que estamos padeciendo. Al contrario cada arremetida los expone más, los deja más al descubierto en sus excesos, en sus irregularidades, en sus ataques contra la institucionalidad, contra el pueblo y en su incapacidad para gobernar y resolver los problemas.

Al golpe continuado y la persecución, se sumó este viernes un nuevo elemento, la inhabilitación política por 15 años del gobernador Henrique Capriles, a quien ni siquiera le permitieron el legítimo derecho a la defensa. Lo insólito es que dicha sanción es por haber recibido donaciones de la Embajada de Polonia, para la reparación de una cancha deportiva, y de la Embajada de Gran Bretaña, para el programa de Justicia de Paz Escolar.

Esto es una muestra más de la desesperación y del pánico que le tienen a la democracia. Sepan que el único que inhabilita es el pueblo. Sepan que tomen las medidas que tomen, si hay algo que no pueden inhabilitar, si hay algo que no pueden desaparecer, es la voluntad de lucha y el deseo de cambio.

Con estas acciones lo que demuestran es el miedo que le tienen a un pueblo movilizado, pero están perdidos. Los venezolanos somos valientes y estamos decididos a cambiar nuestro país. Protestar es nuestro derecho y no nos lo quitarán.

Nuestra Venezuela es grande y este sábado lo volvimos a demostrar. Iniciamos la Semana Mayor unidos por la fe y la fuerza de un pueblo que no está dispuesto a rendirse.

Que estos días santos sirvan para la reflexión, para que reforcemos nuestros principios, nuestros valores, para que renovemos nuestra fe y para que desde la calle continuemos defendiendo nuestros derechos.

Pedimos por la protección de los venezolanos, pedimos fuerza para mantenernos unidos y llenos de esperanza. Juntos vamos a sacar a nuestra Venezuela adelante. ¡Dios bendiga a Miranda y a Venezuela!

 

Venezuela exige democracia

20170401-adeLas últimas horas han sido decisivas para correr cualquier velo de duda que pudiera existir con respecto al talante antidemocrático de Maduro y su combo. Ellos mismos se apuntaron los reflectores y una vez expuestos, con todas las miradas encima, dieron un paso que lejos de sacarlos del atolladero en el que se metieron, los hundió todavía más y buscando aclarar, lo que hicieron fue oscurecer su ya sombrío panorama.

En Venezuela el gobierno perpetró un golpe de estado contra la Constitución y contra el pueblo y haga lo que haga no podrá borrar ese hecho. No hay explicación ni rectificación que valga ante la gravedad de las acciones del Tribunal Supremo de Justicia, siguiendo órdenes de Miraflores. En Venezuela no hay independencia de poderes, así lo evidenciaron las sentencias 156 y 157 del día jueves 30 de marzo, y así lo confirmó el TSJ, con su “rectificación”, luego de que Consejo de Defensa lo exhortara a revisar dichos dictámenes.

Los venezolanos lo tenemos claro y por eso este sábado salimos en todo el país a manifestarnos en defensa de nuestros derechos y de la democracia, y para que no quede duda sobre lo que intentan hacer quienes se empeñan en hundir a Venezuela. Que la comunidad internacional no se deje engañar por la actuación del gobierno: sólo busca disfrazar su arremetida contra nuestra Constitución.

De allí la importancia del pronunciamiento del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro quien afirmó que de una ruptura institucional no se sale con aun más alteración del orden constitucional. De allí la relevancia del comunicado emitido por Mercosur de este primero de abril, en el que reafirman que en nuestro país se ha producido una ruptura del orden democrático y en consecuencia exhortan al gobierno a respetar el cronograma electoral, restablecer la separación de poderes, garantizar el pleno goce de los derechos humanos, las garantías individuales y las libertades fundamentales y liberar a los presos políticos.

Esas garantías y derechos no sólo fueron violentados por el gobierno a través de las decisiones del brazo del Tribunal Supremo, también fueron vulnerados en los últimos días con la represión hacia un pueblo que se manifiesta pacíficamente, contra sus diputados que han resultado agredidos por los cuerpos de seguridad y grupos violentos, contra los periodistas, cuyo único delito es querer informar.

El gobierno pretende tachar en el papel un golpe de estado, pero no puede borrar el golpe que vive a diario el pueblo en la calle. No puede ocultar las agresiones que solo esta semana sufrieron la periodista Elyangélica González, de Caracol Radio, Andry Rincón, de VivoPlay, Zuhé Rodríguez y Oscar Graterol de Globovisión y Marcos Bello de Reuters.

¿Cómo justifican lo ocurrido a nuestros diputados Amelia Belisario, Dinorah Figuera, Carlos Paparoni, Miguel Pizarro y José Guerra, quienes fueron agredidos mientras se expresaban junto al pueblo que los eligió, en defensa de sus derechos?

Desde la Comisión de Poder Popular y medios de comunicación de la Asamblea Nacional, exigimos que cese el hostigamiento a los medios de comunicación independientes y a periodistas nacionales e internacionales que realizan la cobertura informativa.

Intimidan a los periodistas, les roban el material de trabajo e imponen censura por miedo a que estos digan la verdad acerca de lo que ocurre en el país. El acceso a la información y el periodismo constituye el ejercicio del derecho humano a la libertad de expresión que está consagrado en nuestra Constitución y en todos los acuerdos suscritos por Venezuela, entre ellos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. La libertad de expresión es fundamental en toda la sociedad democrática, porque una sociedad que no está bien informada no es libre.

Ante todos estos abusos y las pretensiones del gobierno de mantenerse en el poder a costa de nuestro pueblo, los venezolanos seguiremos en la calle expresando nuestro descontento y exigiendo elecciones, porque el voto es la vía para ponerle un parao a quienes pretenden manejar el país como si se tratara de su hacienda, desconociendo que Venezuela es de los venezolanos.

Sin elecciones no hay democracia, por eso debemos mantenernos en pie de lucha hasta lograr el cambio electoral. Unidos podemos darle un giro a esta historia y encaminar a nuestra Venezuela en el rumbo de paz y progreso que desea la mayoría de los venezolanos. ¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela!

Venezuela valida por la democracia

ade17

Mientras se continúan deteriorando la salud, los salarios y la calidad de vida de los venezolanos, paralelamente con la profundización de la crisis, el gobierno sigue como un disco rayado con la cantaleta de los Clap, del carnet de la patria y la reedición de la guerra económica, versión pan.

Es doloroso oír a nuestros abuelos contar lo que padecen en esta crisis; lo que sufren porque no les alcanza la pensión, porque tienen que decidir entre comer o comprar sus medicinas. En cada comunidad nuestras madres y padres dan testimonio de la angustia que viven a diario porque no tienen cómo alimentar a sus hijos.

Más de 22 millones de venezolanos, aseguran con dolor que su principal problema es el hambre. A un año de los Clap lo que hay es más hambre y corrupción. Tampoco el carnet de la patria lo solucionará. Es otro fracaso más de Nicolás Maduro y su gobierno de crisis.

Nuestros niños tienen derecho a un presente y a un futuro de oportunidades y eso no lo van a tener con este gobierno irresponsable e indolente, que prefiere mentir antes que reconocer la gravedad de la crisis y enfocarse en buscar soluciones.Por eso queremos cambio y el primer paso es validar a los partidos.

Nuestra gente no quiere Clap, no quiere carnet de la patria, lo que quiere es votar y salir de esta crisis. Nadie nos robará la esperanza, cada nueva adversidad nos ha hecho crecer y reafirmar la necesidad de lograr, con el esfuerzo de todos, la Venezuela de progreso que queremos.

Los espacios no se ceden, se ganan y por eso en Primero Justicia nos organizamos para seguir luchando junto a nuestro pueblo. El Gobierno no nos podrá quitar el trabajo de tantos años de lucha.

Los partidos políticos son necesarios para poder vivir en democracia. Los venezolanos lo saben y por eso han respondido apoyando a las organizaciones políticas que el gobierno quiere deslegitimar. No hay obstáculo que pueda con un pueblo organizado y unido con un objetivo común.Organizados con nuestros vecinos, en nuestras comunidades, es como hay que seguir luchando

Nuestra participación es fundamental para recuperar el voto y con él la democracia. Primero Justicia promueve el equilibrio entre libertad e igualdad. Validar por Primero Justicia es validar por las voces que pelean por ti, es validar por la justicia y la paz.
Durante estos 17 años de lucha hemos sido coherentes en todo momento con nuestros principios democráticos y siempre hemos creído y defendido que los cambios se logran por la vía del voto‎. Por eso me siento orgullosa de ser fundadora de Primero Justicia, único partido en el que he militado, desde que asumimos el reto de trabajar por Baruta en la Alcaldía; por eso se que contamos contigo para validar 17 años de lucha contra las injusticias de este gobierno.

Con tu apoyo a Primero Justicia en la validación este 18 y 19 de Marzo podremos seguir trabajando por tí, por el progreso popular y la justicia social ¡Rendirse nunca será una opción!‎

Unidos contra el hambre

adeHambre, destrucción y violencia es lo que han dejado años de un gobierno inepto, incapaz e indolente, que sabiendo que no cuenta con el apoyo popular se aleja cada día más de la democracia para mantenerse en el poder. 
 
Se aferran al poder a costa del pueblo y pasando por encima de la Constitución. No sienten el más mínimo remordimiento por la penuria de 9,6 millones de personas que comen menos de 2 veces al día; no se sienten responsables por los más de 28 mil venezolanos que murieron en 2016 víctimas de la violencia; no se sienten aludidos ante ese alarmante 81 por ciento de pobreza y parece no importarles que 51,5 por ciento de los hogares en nuestra Venezuela se encuentre en pobreza extrema.
 
75 por ciento de la fuerza laboral gana salario mínimo en un país donde se necesitan más de 20 salarios mínimos para adquirir la canasta básica familiar, que en el mes de enero se ubicó en 832 mil 260 bolívares.
 
¡Crisis! Esa es la palabra que mejor describe a este grupo que se mantiene en el poder negando a los venezolanos su derecho a elegir, mientras 30 millones gritan ¡ELECCIONES YA! 
 
A quienes nos hundieron en este desastre político, económico y social, y hasta rompieron el orden constitucional, los cambiaremos con nuestros votos. Por eso seguimos trabajando por la unión y reconciliación de los venezolanos y nos esforzamos para brindarle apoyo y oportunidades a este pueblo que decidió cambiar. 
No podemos dejarnos vencer por la desesperanza y debemos continuar trabajando para que nuestras comunidades hagan frente a la crisis. Mientras el gobierno se queda girando en torno al cuento de la guerra económica, achacando a terceros el cierre de empresas y la pérdida de la capacidad de producción, el pueblo de Miranda sigue demostrando que con voluntad no hay obstáculo que no pueda superarse. Basta acercarse al sector El Ingenio, en Guatire, y ver la Granja de Cachamas que acaba de entregar el Gobierno de Miranda, para ver lo que se puede hacer cuando hay compromiso y ganas. 
Tenemos que estar conscientes de la importancia de la unión en esta lucha por la democracia. Tenemos que continuar luchando con convicción por un país de oportunidades. 
 
Tenemos un compromiso con nuestros niños, con nuestros jóvenes, con las generaciones que se vienen levantando. Por ellos siempre valdrá la pena luchar y por eso no permitiremos que nada les robe sus sueños y sus metas. ¡Venezuela es futuro!  
Que logremos esa Venezuela que soñamos depende de que sigamos organizándonos en nuestras comunidades, haciendo nuestro trabajo desde cada espacio conquistado. Nuestro país bien vale la pena. Que Dios bendiga a nuestra Venezuela y nos de la fuerza para mantenernos unidos en esta lucha. 

Sin democracia no hay justicia

justiciaEl sufrimiento de los venezolanos es una realidad, que ya no se puede ocultar, por más esfuerzos que haga el gobierno por tapar la verdad.

No hay amenaza, sanción a medios, ni aparato de propaganda gubernamental, que hagan desaparecer la cruda situación que estamos padeciendo, que arropa cada uno de los aspectos de la vida de nuestro pueblo.

Maduro y su cúpula no se toman en serio el sufrimiento de los venezolanos. Los recursos y esfuerzos que deberían destinar a resolver los problemas se dirigen a perseguir, a mentir descaradamente en los medios públicos, a engordar el bolsillo de unos pocos a costa de la mayoría del país.

Mientras más del 93 por ciento de los hogares venezolanos no tiene ingresos suficientes para comprar comida, lo que ha llevado a sus miembros a perder peso y enfermarse, personeros del gobierno han amasado fortunas. No es casualidad que Venezuela aparezca entre los 10 países más corruptos del planeta.

Es alarmante el aumento del número de personas que en nuestra Venezuela come dos o menos veces al día; pasó de 11,3 por ciento a 32,5 por ciento, nada menos que 9,6 millones de personas.
La respuesta del gobierno siempre es la misma: generar ajustes salariales aislados que lejos de contribuir a mejorar el poder de compra de nuestro pueblo lo debilitan cada vez más. Para nadie es secreto que detrás del hambre en nuestra Venezuela, está la destrucción de la producción y es para reactivarla que se requiere un cambio urgente.

Lo que hace este gobierno es agredir una y otra vez a nuestro pueblo. Lo agrede al atentar contra su derecho a la salud, a la alimentación, a la seguridad y a elegir. Lo hace cuando irrespeta su voluntad al actuar contra una Asamblea Nacional que escogió por mayoría. Han sido constantes los ataques al parlamento por parte del Tribunal Supremo de Justicia y esta semana se le unió la Contraloría, que declaró a la Asamblea en desacato cuando es el contralor quien incurrió en una grave extralimitación de funciones al ordenar la intervención de la Dirección de Auditoría Interna.

Los venezolanos conocen de sobra cómo obra Maduro y su combo, y además sabe que ya no tiene nada que perder. Por eso, a pesar de los atropellos de las demostraciones de fuerza y los abusos, cada vez más personas se expresan abiertamente para gritar su descontento y exigir respuestas y que se respeten sus derechos. No permitamos que nos roben lo que nos pertenece. El derecho a la denuncia y el derecho a decidir a través del voto el futuro de Venezuela.

El gobierno habla de defender la verdad. ¿Es defender la verdad impedir que los venezolanos estén informados? ¿Acaso defienden la verdad al anunciar la construcción de una plataforma comunicacional? ¿Es que no es suficiente tener el control de 6 canales, contar con 280 medios comunitarios y 7 diarios, todos financiados con fondos públicos?

Lo que parece ignorar el gobierno es que cada acción contra los medios, a través de Conatel, que actúa como su brazo político, cada acción contra la denuncia y la crítica lo que demuestran es el terror que tienen. La medida contra CNN en Español no es un hecho aislado, es una política de Estado articulada para censurar la información.

En todo el país hay emisoras, periódicos y canales cerrados por este gobierno. Distribuyen el papel periódico sólo a los medios que dicen lo que el gobierno quiere que digan. Por eso desde la Comisión del Poder Popular y Medios de Comunicación investigaremos estos atentados contra la libertad de expresión y citaremos a los representantes del Complejo Editorial Alfredo Maneiro.

Y así como cercenan el derecho a la comunicación, cercenan el derecho al voto. Por eso, hoy más que nunca los venezolanos debemos ser voceros de la verdad. Sabemos que el cambio que queremos es posible si seguimos luchando para recuperar el voto.

Sin voto no hay democracia, y sin democracia no hay ni justicia ni paz. ¡Sigamos luchando juntos por el cambio!

Respeto para los venezolanos

20170212adeLa semana que culmina es una clara demostración de la violación de los derechos de los venezolanos por parte de Maduro y sus cómplices.

Circuló la última edición impresa del diario El Carabobeño, se cumplió un mes del secuestro de nuestro diputado Gilber Caro y se produjo la detención arbitraria de dos periodistas brasileños y dos representantes de Transparencia Venezuela, por parte del Sebin en Maracaibo, por documentar la corrupción de Odebrecht en el país.

Todo un dechado de violaciones que no son más que una muestra del prontuario de un gobierno corrupto e irresponsable, cuyas acciones rechazamos y ante las cuales continuamos luchando por el cambio político.

El Ejecutivo Nacional sólo se ha encargado de negar a los venezolanos los derechos fundamentales que establece la Constitución y ha politizado los problemas en vez de solucionarlos.

Por eso, el jueves los parlamentarios acudimos a la Defensoría del Pueblo para exigirle a Tarek Willian Saab que cumpla su responsabilidad constitucional y proteja los venezolanos para evitar que sigan muriendo niños y adultos por falta de medicinas y alimentos.

Lo que estamos viviendo es muy triste. Vemos a personas hurgando en la basura en busca de comida y Tarek Willian Saaab no hace nada. ¿Sabrá el Defensor que es un derecho constitucional que las personas tengan acceso a los alimentos, a la educación y a la salud?

Señor Defensor, los venezolanos tienen derecho a un cambio en la búsqueda de soluciones a sus problemas, pero también se lo quitaron. Todo lo que está haciendo el Gobierno de Nicolás Maduro está fuera de la Constitución. Cada día inventan más artimañas porque no quieren elecciones. Nos robaron el referéndum revocatorio, nos robaron los comicios regionales, que debían realizarse el año pasado de acuerdo a nuestra Constitución. Ahora salen con una  regularización de los partidos, que sólo busca justificar la postergación de los procesos electorales que manda nuestra Carta Magna.

Maduro y su cúpula, no quieren elecciones porque saben que no ganan ni un juego de metras. A pesar de lo invertido en propaganda para vender logros que no existen, a pesar del amedrentamiento y el control de las instituciones para mantenerse en el poder, nada puede con la cachetada de realidad que día a día recibe nuestro pueblo. Una bofetada que despierta a los que intentan seguir aferrados a las promesas de la mal llamada revolución y que hace que la mayoría de los venezolanos desee el cambio.

Por eso desde la Asamblea Nacional continuamos trabajando junto a los venezolanos y desde la Comisión del Poder Popular y Medios de comunicación tenemos el desafío de trabajar en la denuncia del andamiaje que ha creado el gobierno para chantajear. Hasta los consejos comunales tienen en este momento suspendida la legitimación de sus voceros, porque el gobierno no quiere que haya participación, no quiere que las personas se pronuncien, que haya contraloría social. Ante esto seguiremos denunciando la violación de los derechos humanos, del derecho a pensar y expresarse libremente y vamos a realizar el diagnóstico de la situación de los Consejos Comunales.

Este 12 de febrero nuestros jóvenes no celebraron su día. ¿Qué podrían celebrar? En Venezuela lo que hay son razones para luchar. Nuestros jóvenes se van del país por la falta de oportunidades, por la falta de políticas públicas que les permitan una educación para el progreso. Hoy tres millones de jóvenes se encuentran fuera del sistema escolar y esta realidad, que pretenden disimular con nuevos planes con nombres rimbombantes, hay que cambiarla.

A nuestros jóvenes les pedimos que nunca dejen de luchar por sus sueños. Nosotros seguimos comprometidos con  ustedes, para que su futuro esté repleto de oportunidades. ¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela!