Rescatando la democracia

20170619-adeNo hay palabras para expresar el dolor que se siente al ver cómo a nuestros jóvenes les arrancan la vida por soñar con un futuro mejor. Este lunes sumamos 80 días de lucha por recuperar la democracia e impedir el fraude constituyente, y parece que Maduro y su cúpula se hubieran propuesto quitarnos una vida por cada jornada de protesta.

Día a día han ido escalando en su saña pero, a pesar de la represión, seguimos en la calle. Este lunes toda Venezuela fue testigo del uso de armas de fuego contra manifestantes desarmados, lo cual está expresamente prohibido en nuestra Constitución y por esa acción criminal de quienes deberían defendernos perdimos a otro valiente joven, que quería un cambio para su país.

Los venezolanos exigimos que se haga justicia y que las irrefutables imágenes que muestran a efectivos de la Guardia Nacional disparando contra los manifestantes lleve a la detención de los responsables, tanto de los que empuñaban las armas, como de aquellos que los comandan.

Los voceros del gobierno se llenan la boca hablando de terrorismo, cuando es de los organismos gubernamentales de donde parten las acciones que buscan sembrar terror en la población. Siempre endilgando a otros aquello de lo que ellos son los únicos responsables. Todos sabemos quién es que lleva años atentando contra los derechos fundamentales de los venezolanos.

Esta semana los venezolanos superamos los 80 días de resistencia y seguimos exigiendo libertad y que se le dé un alto al fraude constituyente. Queremos vivir en libertad y en democracia y por esos seguiremos en las calles hasta que se respete la Constitución. No pueden desconocer que 70% quiere que Maduro salga del gobierno este año, lo que incluso es una aspiración del 20% del oficialismo.

La constituyente de Maduro no resolverá nuestros problemas, por el contrario, sólo agravará la represión, la censura, la impunidad, la violencia, la inseguridad, la persecución, la injusticia, la inflación, la escasez, el hambre. La constituyente, que solo traería retroceso, es rechazada por la inmensa mayoría de los venezolanos.

Nadie puede imponerle al país, por la fuerza, una nueva constitución. Es por eso que además de seguir manifestando nuestro descontento en las calles, debemos organizarnos desde las bases a través de los Comité de Rescate de la Democracia.

No olvidemos que la lucha debe darse en cada ámbito de nuestra vida. Debemos organizarnos con nuestra familia, vecinos y amigos para seguir ejerciendo presión. Sólo así podremos escalar la protesta y la movilización para demostrar nuestra fuerza y evitar que el régimen imponga su voluntad.

Cada vez son más los venezolanos que abren los ojos y al mismo tiempo va en aumento el apoyo internacional. Gracias a la contundente demostración que está dando el pueblo venezolano, cada vez son más los organismos y los países que respaldan nuestra lucha. Esta semana en la Organización de Estados Americanos recibimos el respaldo de 20 países que saben que ya en Venezuela no hay una democracia.

Somos millones quienes estamos contra la constituyente pero es imperativo que convirtamos ese desacuerdo en acción en defensa de nuestra Constitución.

Debemos seguir unidos para evitar la disolución de nuestra República y para lograr ese sueño de cambio que tenemos en común. ¡Juntos somos invencibles y tendremos la fuerza para sacar a nuestra Venezuela adelante!

Vamos contra el fraude constituyente

20170609-ade

Los venezolanos estamos viviendo, sin ninguna duda, el momento más difícil de nuestra historia y es en momentos como estos donde se pone a prueba el temple de un pueblo. También son los momentos que hacen aflorar lo peor y lo mejor de las personas.

Es así como cada uno de los últimos 70 días, han fortalecido el orgullo que siento por nuestro pueblo que, a pesar del abuso de un régimen que se cree todopoderoso, se mantiene firme en sus principios democráticos, luchando por el restablecimiento de la democracia en nuestra Venezuela.

Lamentablemente, estas semanas también ha crecido la tristeza que produce la muerte, la pérdida de cada valiosa vida, de cada venezolano que ha caído por la insensatez y el odio de unos adictos al poder, que sólo buscan perpetuarse en sus cargos, contra la voluntad de un país entero.

No queremos que siga creciendo el número de víctimas, hoy lloramos también por Neomar Lander de nuestra Guarenas, cuya muerte debe ser investigada para que haya justicia ante tanto dolor.

Lo que estamos viviendo es un trance muy duro y difícil. No sólo se trata de la situación económica, que afecta cada vez más a nuestro pueblo y lo tiene en modo de supervivencia, sino también de una situación política, en la que no se respetan los principios básicos del sistema democrático. Se sigue desinstitucionalizando el país mientras se violan nuestros derechos fundamentales.

En estas circunstancias tenemos que escucharnos y aprender. Cada venezolano es importante.  Ninguno de nosotros estaba preparado para una situación como esta, con un régimen que no respeta nada. La inmensa mayoría de los venezolanos quiere cambio pero ante la violencia y represión, aún hay muchos que no se han activado y retomar el camino democrático nos compete y nos necesita a todos. Este país es de todos los venezolanos y no podemos permitir que lo sigan destruyendo.

Claro que sentimos miedo; lo tenemos cada vez que nos enfrentamos, sin armas, a cuerpos armados. Pero mientras más seamos, tendremos la fuerza necesaria para cambiar las cosas. Con nuestra consciencia, que es nuestra arma, podremos vencer este régimen. Todos hemos perdido seres queridos, no solo estos últimos meses, sino los últimos 18 años. Todos tenemos seres queridos heridos o detenidos por buscar un cambio. Todos hemos visto partir al exterior a amigos y familiares. Es verdad, no será fácil, pero no queda opción: tenemos que vencer el miedo y combatir con nuestra fuerza ciudadana esta situación tan grave.

Tenemos que organizarnos y trabajar unidos, como lo hicimos para ganar la Asamblea Nacional, gracias a la voluntad de 14 millones de venezolanos. Si no nos activamos TODOS no podremos detener esto que se inventaron de la asamblea constituyente, con la que pretenden pasar por encima del poder popular, por encima de la Constitución.

Esta organización pasa porque todos asumamos el rol fundamental de informar. Sabemos que la situación de censura es grave: Antes uno encendía el televisor y se enteraba; ahora hay que recurrir a los medios digitales, al teléfono y también allí el gobierno juega a la desinformación. De modo que hay que buscar fuentes confiables, buscar confirmación siempre en las cuentas oficiales de los líderes, de la Unidad, los partidos políticos y los medios que se mantienen apegados al compromiso de informar.

Con convicción y mucha valentía, demostremos la fuerza que tenemos para cambiar a Venezuela y así nos repriman, no nos quitarán la esperanza.

La convocatoria de una constituyente requiere consultar al pueblo venezolano y ante la negativa de Maduro y su cobarde cúpula, el llamado es a que cada venezolano que no esté de acuerdo con el fraude constituyente asista a la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia para  adherirse al recurso de nulidad que introdujo la Fiscal, Luisa Ortega Díaz, contra la constituyente de Maduro.

A Venezuela la vamos a recuperar.  ¡Somos millones y no nos vamos a rendir!

¡Seguimos en resistencia por el país que queremos!

20170530fotoadeLa semana pasada vimos, perplejos, a un hombre tratando de hacerse el chistoso, al imitar a un pianista en un video difundido en redes. La torpeza exhibida al piano recuerda la que ha usado para destruir a nuestra amada Venezuela y el golpe de las teclas produce un ruido tan altisonante como lo son sus acciones como gobernante. Lo improvisado de su ejecución, tanto en la ficción como en la realidad, dan como
resultado una catástrofe.

Lástima que su improvisación y sus pésimas decisiones ante las teclas, que podrían pasar por graciosas en otro contexto, son en realidad trágicas. Ocurren mientras mueren niños, hombres y mujeres por falta de insumos médicos y medicinas y por la contaminación en nuestros hospitales; podría dar risa, si no fuese porque el país se encuentra en la peor crisis de nuestra historia, porque más de 60 venezolanos han muerto durante los últimos 60 días en manos de quienes deberían defenderlos, porque tenemos en este momento la cifra más alta de presos políticos en la historia de Venezuela.

No es fortuito que el 80% de los venezolanos evalúe de forma negativa la gestión de Maduro y que el 77% rechace la constituyente. De allí  que desde hace dos meses el pueblo ha salido masivamente a la calle a exigir la restitución de la democracia y que se respeten sus derechos humanos y constitucionales.

Somos millones, en toda Venezuela, quienes estamos luchando por nuestra libertad, somos millones quienes valientemente, a pesar de la brutal represión seguimos en las calles contra la dictadura. La respuesta del gobierno es una demostración de su desesperación. Por eso hacen lo imposible para tratar de deslegitimar nuestra lucha.

Pero la fuerza y la determinación de nuestro pueblo han abierto los ojos del mundo y también están haciendo reflexionar a funcionarios y ex funcionarios del gobierno quienes ya se han pronunciado contra la represión y contra la constituyente a la medida que pretenden imponer Maduro y su combo para perpetuarse en el poder.

Sin ir muy lejos, días atrás, la Fiscal General, Luis Ortega Díaz, confirmó que a Juan Pernalete lo asesinaron con una bomba lacrimógena disparada por un efectivo de la Guardia Nacional, echando por tierra las versiones oficiales que insisten en afirmar que no ha habido un solo muerto o herido por la acción de las FANB durante las protestas.

Los venezolanos nos seguimos haciendo sentir pacíficamente en las calles, seguimos alzando la voz en contra de la dictadura de Maduro y en nombre de los que han caído. Hagan lo que hagan por callar la verdad, los venezolanos vamos a seguir juntos desenmascarando a este gobierno.

A pesar del cierre de canales de televisión como el de RCTV, ocurrido hace 10 años, del cierre de emisoras de radio, de medios impresos y digitales, para evitar que digan la verdad, los venezolanos y el mundo entero sabemos lo que ocurre en nuestra amada patria. La verdad no la pueden tapar, la vivimos a diario y vamos a seguir rechazando la
arremetida del gobierno contra nuestro pueblo y no vamos a parar hasta que en Venezuela se restituya la libertad.

¡No hay represión, manipulación, ni intimidación, que puedan con nuestras ganas de cambiar!. Esta semana vamos a aumentar la presión constitucional. Es momento de
seguir firmes, luchando para lograr el país que queremos dejar a nuestros hijos. ¡Resistiendo lo lograremos!

¡Somos millones y sumando!

Carlos Ramirez KalajzicLa perseverancia de cada uno de los venezolanos que están comprometidos con un cambio para nuestra Venezuela es admirable y ejemplar. Nuestro pueblo se crece cada día ante la obstinación de un gobierno cobarde que atenta contra nuestra gente. Un gobierno que tiene las manos manchadas con la sangre de cientos de miles de venezolanos que han muerto víctimas de la violencia en estos 18 años, de los que han partido por la crisis de salud y de quienes han sido asesinados y heridos los últimos 50 días, luchando por recuperar la democracia en nuestra amada tierra.

Maduro y sus cómplices no tienen manera de ocultar sus crímenes. Sus desmanes son conocidos en todo el mundo. La brutal represión, la continuada violación de los derechos humanos y el golpe a nuestra Constitución han sido condenados internacionalmente.

Este sábado se cumplieron 50 días de resistencia con un balance lamentable de 50 muertos, 13 mil heridos, más de 2 mil 700 detenidos y cientos de civiles procesados en tribunales militares. Pero se equivocaron en sus cálculos. La fuerza de nuestro pueblo es directamente proporcional al aumento de la represión.

Se creen el ombligo del mundo. Piensan que con su repertorio de mentiras, nuevas y recicladas, pueden todavía convencer a alguien de que son víctimas y no victimarios. Pero, en su desesperación, cada vez se enredan más en su propia maraña, haciendo aun más visibles sus graves faltas y dándonos más razones para luchar. ¡Los venezolanos no cederemos!

Esta batalla por restituir la democracia se está dando en diversos frentes y desde la Asamblea Nacional esta semana creamos el Frente Nacional en Defensa de la Constitución, para restituir la vigencia de la Carta Magna, que ha sido derogada por la acción, omisión y complicidad de los poderes Ejecutivo, Judicial, Electoral y Ciudadano.

La Constituyente que quiere Maduro es otro golpe a la Constitución y todos debemos defenderla de ese ataque. En este sentido hay que reconocer el paso dado por la Fiscal y debemos llamar a la reflexión a aquellos que tienen en sus manos la posibilidad de dar un giro a sus actos para comenzar a actuar apegados a la legalidad y en beneficio de nuestra patria.

¡No más muerte! ¡No más represión! Ese es el grito de los venezolanos que ha trascendido nuestras fronteras. Ese es el grito que han escuchado gobiernos y organizaciones internacionales que están exigiendo a Maduro el respeto a los derechos de los venezolanos y que se le dé a la crisis que estamos viviendo una solución pacífica, constitucional, democrática y electoral.

Hay una conciencia mundial sobre lo que está pasando en Venezuela. Este es un país donde reina la impunidad. Cuando aparece la represión es cuando hay más heridos y detenidos. Ese miedo que le tratan de infundir al pueblo, es el miedo que sienten por perder el poder.

Cada vez que salimos a la calle damos un testimonio de fuerza. La movilización de este sábado fue contundente y de allí lo desmedido de la respuesta del gobierno. Venezuela no se cansa y este lunes 22 de mayo volveremos a demostrarlo, cuando salgamos por la salud y la vida, en todo el territorio nacional.

¡Nada ni nadie podrá con este grandioso pueblo! Hoy más que nunca me siento orgullosa de ser mirandina y de ser venezolana. Sigamos adelante unidos por nuestro futuro.

Venezuela se planta ante la dictadura

ade madresLa respuesta de los venezolanos ante el golpe continuado del gobierno de Maduro es contundente. La vemos en las concentraciones y movilizaciones masivas; la vemos en las distintas iniciativas que están surgiendo desde la música, desde los sectores productivos, desde las comunidades, para gritarle a quienes quieren mantener secuestrada nuestra Constitución, que un pueblo entero está aquí para defenderla. ¡Hoy nada menos que el 90% de los venezolanos pide cambio!

Ya Maduro y su cúpula no tienen forma de ocultar su carácter dictatorial, hagan lo que hagan están en evidencia. Cada intento por inclinar la balanza a su favor no hace más que generar duras críticas y exponer con mayor crudeza su talante. Actúan cada vez más como fieras acorraladas, haciendo alardes de fuerza, vociferando, pero a pesar de ello no logran disuadir a los venezolanos, que ya están cansados de sus mentiras, de sus abusos, de sus políticas, que nos ha colocado en la peor crisis económica, política y social de nuestra historia.

Este Día de la Madre, fue sin duda uno de los más duro y tristes que hemos tenido que pasar. No hubo razones para celebrar pero sí para luchar. La madre venezolana, valiente y luchadora, este domingo salió a exigir el cese de la represión, para que no caiga ni un venezolano más por defender sus derechos. No fue un domingo para celebrar sino para hacer un sentido homenaje a las madres que han perdido a sus hijos en manos de la represión.

Ante un régimen que viola la Constitución y reprime a un pueblo que exige democracia, sólo queda demostrar valentía. Tenemos 45 días en resistencia y seguimos demostrando que a un pueblo unido y organizado no lo para nadie.

Ante la fórmula nefasta del gobierno, hecha de represión, fraude constitucional, violación de los derechos humanos y corrupción debemos continuar en la lucha pacífica, que es la que nos ha permitido dejar al descubierto a Maduro y su cúpula y la que mantiene los ojos del mundo entero sobre nuestra Venezuela. Es por eso que buscan por todos los medios, a través de sus mentiras, pasar por mansos corderitos y decir que la violencia está del lado de quienes luchamos por nuestra libertad, por la restitución del hilo constitucional.

Este lunes con el plantón nacional se puso en evidencia una vez más quién genera la violencia. Hubo más de 70 plantones en todo el país y donde hubo violencia esta partió de la policía y la guardia. Una jornada que inició pacíficamente culminó con el asesinato de Luis Alviarez de 17 años y Diego Hernández, de 33 en Táchira, donde también se reportaron heridos, entre ellos un dirigente juvenil de Acción Democrática, por impacto de bala y una militante de Primero Justicia, por perdigones en el rostro. Además se produjeron detenciones arbitrarias, incluyendo la de la diputada Yanet Fermin, en Nueva Esparta.

Pero la verdad siempre sale a la luz y en nuestra Venezuela brilla gracias a la fuerza y el coraje de cada uno de los venezolanos que se suma a esta histórica lucha.

No hay duda, estamos cada vez más cerca de un desenlace que nos permita iniciar la reconstrucción de nuestra patria. Hoy más que nunca debemos mantener viva nuestra esperanza, debemos mantenernos firmes en nuestras convicciones, para resistir los embates de quien se sabe perdido.

Nuestra Venezuela nos necesita unidos, decididos, organizados y siempre apegados a la Constitución. ¡Sigamos adelante por ese futuro de paz y de oportunidades para todos!

Nada detiene este pueblo ejemplar

20170506fotoadeLos venezolanos tenemos 38 días continuos manifestando en la calle nuestro repudio al golpe de Estado perpetrado por el peor gobierno de nuestra historia, que tiene a los venezolanos sumidos en la peor crisis social y económica que jamás hayamos vivido.

Tras estos 38 días de represión contra un pueblo que exige libertad y lucha por recuperar el hilo constitucional, hemos perdido a 37 venezolanos, han resultado heridos 717 y al menos 1976 han sido detenidos. Y cada uno de estos días, al igual que los 18 años anteriores, lo que hemos visto es un gobierno de espaldas al pueblo, inconmovible, incapaz de reflexionar, que en cada discurso y con cada acción lo que suelta es odio.

Mientras hablan de paz, de amor y vida, venezolanos mueren, son heridos o ilegalmente apresados por defender sus convicciones. Mientras hablan de democracia secuestran el derecho de todo un pueblo a elegir, mientras hablan de defender la Constitución la pisotean. Y todo esto por su insaciable ambición, por sus deseos de perpetuarse en el poder. Bien decía nuestro Libertador, Simón Bolívar: “Es una manía miserable el querer mandar a todo trance”.

Pero a este gobierno le queda poco tiempo. La furia con la que agreden a nuestro pueblo, no demuestra más que el pánico de quien se siente acorralado. El terror que tratan de imponer es un reflejo del que ellos mismos sienten. Su cobardía les impide dar la cara. La amenaza y el miedo que quieren sembrar se ha convertido en un bumerán y se ha transformado en una fuerza indetenible para salir adelante, para seguir luchando y defendiendo nuestro país.

Hemos visto también cómo han ido aumentando los ataques hacia los representantes de los medios de comunicación. Agreden y humillan a la prensa porque necesitan ocultar la verdad sobre su política corrupta y opresora. El pasado 3 de mayo, día en que se conmemoraba la libertad de prensa, se vivió la mayor persecución y censura a quienes tienen como labor informarnos.

Hemos visto cómo grupos paramilitares acompañados de los organismos de seguridad atacan a periodistas. Son 200 los trabajadores de la prensa agredidos las últimas semanas; por eso, exigimos a la Fiscalía que active todos los mecanismos para que esto no siga sucediendo en nuestra Venezuela.

En nuestro país se dio un golpe de estado, no se respeta la Constitución, no se convocan elecciones, tenemos presos políticos, no se respeta la vida. Por eso seguimos en la calle. Este sábado, en toda Venezuela, salimos las mujeres en defensa de nuestros niños, de nuestros jóvenes, de nuestras familias. Salimos portando como arma el amor por nuestra Venezuela, el deseo de que las nuevas generaciones puedan tener un futuro de oportunidades. La respuesta fue la acostumbrada: permanecer ocultos detrás de las barricadas militares y policiales.

Pero los venezolanos ya no tenemos nada que perder. Estamos en las calles defendiendo nuestros derechos. Esta lucha, que apenas comienza, terminará con la gloria de ver a Venezuela como un país libre, donde se respete a cada uno de sus ciudadanos.

Este bravo pueblo está dando una demostración ejemplar para rescatar la democracia. ¡Sigamos adelante, unidos cambiaremos a Venezuela!

Seguimos luchando unidos hasta lograr el cambio

Ofinova - BID¿Cuál es el límite? ¿Hasta dónde puede llegar la ambición y la sed de poder? ¿Cuántas vidas más tienen que apagarse para que reflexionen? Nada, hasta ahora, en su actuar nos hace presumir que sientan el más mínimo remordimiento, la más mínima pena. Al contrario, mientras Venezuela llora por la muerte y las heridas de sus hijos, ellos celebran, ríen, bailan y se llenan la boca hablando de una paz que no promueven.

Es evidente el odio que sienten hacia nuestro pueblo. 34 personas han muerto en abril en Venezuela por haber salido a defender sus sueños; pero eso no les mueve ni una fibra. NO, lo único que parece afectarlos es una resolución de la Organización de Estados Americanos. La misma que valoraron positivamente en 2002, la misma a la que Maduro, como canciller, pidió aplicar la Carta Democrática a Honduras.

Hablan de violencia y de respetar los derechos de Venezuela, buscan la paja en el ojo ajeno pero se niegan a ver la viga que tienen en el propio. ¿Hay acaso mayor violencia que empujar a tu pueblo a comer de la basura? ¿Hay mayor violencia que dejar morir a nuestros niños de hambre? ¿Hay mayor violencia que reír y bailar en televisión nacional mientras hombres y mujeres son reprimidos por las “fuerzas del orden”?

Es un genocidio lo que Maduro y su cúpula están cometiendo. El hambre, la inseguridad, la violencia, la represión, la crisis de salud, que están matando a los venezolanos, se han convertido en política de estado. Y contra eso es que nuestro pueblo lucha. En defensa de nuestros principios, de la verdad, de la libertad, de la Constitución es que estamos en las calles. Por eso, mientras más represión más firmeza, ante cada mentira nos aferramos con más fuerza a la verdad y alzamos más alto la voz para denunciar a este gobierno criminal.

Los venezolanos estamos luchando por un país donde las madres no tengan que enterrar a sus hijos por tener la valentía de pedir un cambio, por la indolencia de un gobierno que prefiere comprar armas antes que medicinas, que prefiere importar antes que estimular la producción y el empleo. Los venezolanos estamos luchando por un país donde nunca más exista un preso político, donde no haya inhabilitaciones, donde se respeten la Constitución y las leyes.

Este noble y valiente pueblo, está dando la vida para que nuestra Venezuela cambie, para recuperar su libertad. Este mes de abril que culmina ha pasado a la historia por lo que representa dentro de la lucha para recuperar el hilo constitucional que el gobierno rompió. Este abril es tristemente histórico por la brutal represión del gobierno contra el pueblo, por el número de víctimas fatales, de heridos, de presos, de agresiones a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos.

Este abril los venezolanos nos movilizamos, protestamos, nos plantamos y llegamos a mayo en pie de lucha, como homenaje a los caídos, por quienes seguiremos sin descanso hasta lograr el cambio por el que dieron sus vidas.

Venezuela grita LIBERTAD y la Asamblea Nacional, a través del manifiesto aprobado este jueves 27 de abril, elevó su voz soberana para enfrentar el golpe de Estado y plantearle al país la ruta para restituir la democracia. Maduro y su cúpula han desconocido ‎el parlamento que fue elegido por catorce millones de venezolanos en 2015; nos robaron el Revocatorio y nos niegan las elecciones de gobernadores que debieron realizarse en 2016 y las de alcaldes que deben llevarse a cabo en 2017; imponen medidas ilegales en un intento por disolver y proscribir las organizaciones políticas; arman grupos violentos que atacan a líderes políticos y a los ciudadanos; hablan de diálogo mientras amenazan con cárcel y represión; mantienen centenares de presos políticos y reprimen brutalmente las manifestaciones pacíficas.

Ante todos estos atropellos, desde la Asamblea Nacional pedimos a la comunidad internacional que exija al gobierno la restitución inmediata del derecho al voto libre y que garantice la legitimidad y legalidad de los resultados; que se activen los mecanismos constitucionales para celebrar una elección presidencial anticipada este mismo año; que se fije un cronograma electoral que incluya elecciones regionales y municipales; que se abra un canal humanitario; que se respete a la Asamblea Nacional como poder independiente y se desmovilicen las fuerzas paramilitares.

Creemos en una solución construida por los venezolanos, pero con la cooperación internacional, por eso desde la Asamblea Nacional solicitamos a los gobiernos de la región y a los organismos internacionales sus buenos oficios para que podamos restablecer la democracia en Venezuela.

Juntos, los venezolanos podemos construir el futuro que merecemos. No hay fuerza que detenga la determinación de un pueblo unido. ¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela!